FIFA 11

fifa11-titulo.jpg

Durante las últimas semanas hemos asistido al anual y entrañable debate mediático que protagonizan el FIFA y el Pro Evolution Soccer de turno. Los medios de mayor tamaño ya han dado su veredicto gracias a sus fantabulosas copias promocionales pero eso no quiere decir que yo no pueda hablar de lo que me venga en gana aquí, en mi pequeño cuchitril. La pregunta es, ¿merece la pena dejarse los billetes en una nueva entrega? Sinceramente, no lo tengo muy claro, a cambio les ofrezco mi opinión por si les ayuda a formarse una propia.

fifa11-02.jpg

Mayor nivel de exigencia

Cogemos el mando, seleccionamos un partido rápido y lo primero que notamos es el nuevo sistema de pases (“Pro Passing” para los más pijos). Estaremos obligados a calcular tanto la dirección como la potencia con un alto grado de exactitud si no queremos errar estrepitosamente. En FIFA 10 recuerdo que, aunque todos los ajustes estuvieran en manual, el sistema corregía errores ligeros en la dirección de los pases. Hilar jugadas nunca había sido tan complejo pero en, última instancia, la satisfacción es mucho mayor.

En el terreno de la inteligencia artificial encontramos luces y sombras. He notado que la defensa enemiga está muy bien organizada y nos lo pone difícil a la hora de abrirnos paso. Por otro lado, en muchas ocasiones esta situación se produce porque nuestros compañeros son un poco torpes buscando los puntos débiles del contrario. Más de una vez me hubiera gustado que un compañero se adelantase o fuera en una determinada dirección, con la consiguiente dosis de frustración. En cualquier caso, estos “fallos de comunicación” se producen incluso en la vida real.

En los modos de dificultad más altos el asunto se pone serio y se producen situaciones bastante ridículas. Incluso diría que no es la IA la que mejora sino son nuestros jugadores los que han vuelto a la cantera. Para mí no es un asunto de mayor importancia, ya que el mayor número de horas las dedico al modo online con desconocidos o en ligas de amigos.

fifa11-05.jpg

Rozando el realismo

Todos los años vuelve la cantinela de la “mayor fluidez de juego” pero es la pura verdad. Se nota como el número de animaciones crece considerablemente consiguiendo que los jugadores reaccionen de forma más natural ante cargas contrarias, controles de balón “in extremis” o cambios de dirección. Si bien no afecta de forma directa a la jugabilidad, hace más agradable los partidos.

FIFA siempre ha fallado en el juego aéreo, rematar un córner era más bien cuestión de suerte que de habilidad. Los jugadores se quedaban como pasmarotes en el área esperando que les llegara el balón sin apenas luchar por él. En las dos últimas entregas se ha mejorado hasta alcanzar el aprobado. Por fin la envergadura de los jugadores gana importancia y es palpable como se lanzan encima del oponente para dar el golpe de gracia.

fifa11-03.jpg

El techo generacional

Llevamos un número considerable de entregas de simuladores futbolísticos en la actual generación. Se han mejorados gráficos, pulido las físicas y añadido modos de juego. Muy a nuestro pesar, la curva no es exponencial, siendo los cambios más discretos a cada año que pasa. El texturizado de los rostros va cogiendo tufillo junto con el motor gráfico en general. ¿Veremos un nuevo engine en esta generación? A pesar de vender más de 2 millones de unidades durante su primer fin de semana, EA no está para tirar cohetes y mucho menos para arriesgar con una de sus apuestas seguras.

Sinceramente, llegados a este punto dudo que en las próximas apariciones de FIFA veamos algo más que una actualización de plantillas. Atención, ojalá me equivoque pero mi bola de vidente me indica que tendremos que esperar a la próxima remesa de consolas (mejor no hablar de la versión de PC).

fifa11-04.jpg

Parando balones

La posibilidad de controlar al portero tanto en partidas online como individuales se añade a la ingente cantidad de modos de juego. Sin duda, una de las novedades más cacareadas. Desde la retaguardia veremos como se desarrolla la acción hasta que tengamos que defender la portería de un ataque oponente. Hay que reconocer que las mecánicas de este modo están muy trabajadas y resultan curiosas. Medir los tiempos y tomar la decisión de buscar el pie del delantero antes de que dispare son habilidades que se adquieren con la práctica.

¿Mi opinión? No pasa de ser una mera anécdota que, ni de lejos, funcionará en red. Todos sabemos la fauna de trolls que pueblan los servidores de EA, si ya era complicado disfrutar un 10 vs 10, el añadido de los porteros hace injugables estos encuentros. En compañía física o en el modo “Conviértete en profesional” cobra sentido pero no más allá.

fifa11-01.jpg

Muy bonito pero, ¿merece la pena?

Los verdaderos acérrimos no estarán leyendo esto, estarán enganchados sin remedio al online de FIFA 11. Aquellos que no tengan las entregas anteriores y estén decididos a adquirir un simulador del deporte rey, deberían hacerse con este titulazo. El simpatizante de la saga que posea la edición 2010 debe saber que no encontrará una grandiosa mejora pero agradecerá los cambios. Sé que puede parecer abusivo pasar por caja cada 12 meses pero utilizando la importación (la versión UK está completamente en castellano) y echándole horas se amortiza rápidamente.

De nuevo, FIFA demuestra estar a la altura pero será necesario una evolución cualitativa dentro de poco si no quiere quedarse obsoleto y estancado. Bueno, les dejo que me voy a echar un España-Holanda.

comments powered by Disqus