Tiny Backup, PyGTK y Glade

tiny-backup1.png

Si quieres conocer una biblioteca o un lenguaje nuevos lo mejor es, sin lugar a dudas, utilizarlos. Había mirado ya algunas cosas sobre Python pero hace algunos meses sentí la necesidad de programar algo pequeño para adquirir un mínimo de destreza. Había oído maravillas de lo sencillo y elegante que era diseñar la interfaz de una aplicación de escritorio con Glade y manejarla con PyGTK desde Python. Por tanto me puse manos a la obra y desarrollé Tiny Backup en un par de días.

tiny-backup.png

Tiny Backup y su funcionamiento

Tiny Backup es una sencilla utilidad dirigida a usuarios de sistemas Debian para guardar un listado de todos los paquetes que tengan instalados y poder restaurarlos en caso de reinstalación del Sistema Operativo. Incluso es capaz de protegernos del un fallo grave en el disco duro ya que puede enviar dicho listado por correo electrónico (por el momento es compatible con Gmail, Hotmail y Yahoo).

Está diseñado siguiendo las directrices del patrón “Arquitectura en tres capas” aunque la capa de datos no ha sido necesaria en este caso. Ha sido un ejercicio muy interesante y, sin tener en cuenta el envío por e-mail, simplemente utiliza varios comandos básicos de GNU/Linux:

# Guardar listado de paquetes
dpkg --get-selections | grep -v deinstall > paquetes_backup
#Guardar listado de repositorios
cp /etc/apt/sources.list repositorios_backup

# Restaurar listado de repositorios
mv repositorios_backup /etc/apt/sources.list
gksudo apt-get update
# Restaurar paquetes
dpkg --set-selections < paquetes_backup

Por supuesto, es posible configurar los ficheros destino mediante el asistente de backup y restauración. Tiny Backup es libre bajo licencia GPL v3 y podéis obtenerlo a través de la forja en Google Code.

glade.png

Glade, un gran editor de interfaces

Glade es una herramienta con licencia GPL que nos permite diseñar interfaces para aplicaciones de escritorio y guardarlas en formato XML. Posteriormente, esos ficheros pueden ser cargados mediante la clase GtkBuilder perteneciente a la API de GTK. Lo que significa que es compatible con cualquier lenguaje que posea un port de GTK entre los que, por supuesto, se encuentra Python (con PyGTK).

La filosofía de Glade consiste en separar por completo la interfaz del código de manera que podemos editarla sin necesidad de recompilaciones. Esto difiere bastante de los clásicos IDE que generan código automáticamente (muchas veces sucio y poco elegante) para manejar la vista. Como inconveniente tenemos un aumento de tiempo en el inicio de la aplicación, no obstante, es leve y no se aprecia en exceso. Existen muchas aplicaciones open source que han hecho uso de Glade, sin ir más lejos, el reproductor de música Exaile es una de ellas.

Entre las bondades de Glade también se encuentra la capacidad para decidir la redistribución de los componentes al redimensionar los formularios, algo muy de agradecer. Es posible que tratar de abarcar el software de buenas a primeras puede ser duro pero siguiendo un buen tutorial en un par de días de puede estar utilizando sin problemas.

comments powered by Disqus